Posts Tagged ‘claudia moreno’

Estudia ICBI escarabajos y sus beneficios en ecosistema

noviembre 10, 2013

*Los coprófagos ayudan a la dispersión de semillas y control de plagas, señala investigación

Pachuca, Hgo.- En el Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI) se ha desarrollado el proyecto “Ganadería y efecto de borde en la biodiversidad: escarabajos coprófagos en gradientes de pastizal a bosque”, que estudia los beneficios que producen estos insectos.

Claudia Elizabeth Moreno, profesora investigadora y asesora del proyecto, explicó que los coprófagos son animales que se alimentan de estiércol, principalmente de animales herbívoros. Durante la investigación analizaron los potreros ganaderos y remanentes de bosque de las comunidades Jacala y Parque Nacional Los Mármoles; este contacto entre dos ambientes crea un área de transición muy sensible a la presencia de ciertos escarabajos.

Los resultados de los muestreos arrojaron que hay mayor riqueza de especies en los  potreros ganaderos que en el interior del bosque debido a la oferta de recursos alimenticios. Identificaron 20 especies de escarabajos, la familia Scarabaeinaees el foco del estudio, puesto que es de las más abundantes en la zona, refirió Claudia Moreno. “De una de estas especies, llamada Canthonhumectus hidalgoensis, se contabilizaron alrededor de 700 ejemplares por hectárea, por lo que esta sola especie podría llegar a enterrar aproximadamente 820 gramos de estiércol por hectárea al día”, añadió.

La cantidad de estiércol que los escarabajos entierran permite que los pastizales tengan siempre alimento disponible para el ganado. Además, los coprófagos contribuyen no sólo a limpiar el campo, sino a la dispersión de semillas, ya que si se quedaran en la superficie no podrían germinar, son controladores de plagas de dípteros (moscas de diferentes familias) y, por último, moderan el volumen de gases de efecto invernadero que se producen debido al estiércol.

Moreno afirmó que aun con la oferta de alimento que se encuentra en los potreros hay algunas especies de escarabajos que se quedan dentro del bosque porque son sensibles a los cambios de temperatura, aunque pueden adaptarse al modo de vida que se encuentra en el ecotono, que es la zona de contacto entre dos ecosistemas diferentes, creando un efecto de borde en una franja donde convergen ambos ambientes.

Esto ha dado pie a que se mantenga la biodiversidad en cuanto a escarabajos se refiere. “Hidalgo cuenta con ejemplares de origen holártico y neotropicales, sin duda alguna la conversión de los sistemas naturales a agroecosistemas donde lo que predomina es el ganado ha propiciado que la cantidad de especies y ejemplares de coprófagos se mantenga”, explicó.

Investigadora de la UAEH propone medir la capacidad evolutiva de las especies

diciembre 17, 2012

*”Es necesario conocer la historia evolutiva de las especies y medir su capacidad de evolución para lograr su conservación, e incluso utilizarlas de manera sostenible”: Claudia Moreno Ortega

Pachuca de Soto, Hgo.- Conservar y proteger la biodiversidad mundial constituye uno de los mayores desafíos del siglo XXI, subrayó Claudia Moreno Ortega, profesora investigadora del Área Académica de Biología de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

La preservación de la mayor cantidad de biodiversidad posible es la medida más segura para mantener la estabilidad de los ecosistemas, de los cuales obtenemos los servicios esenciales para nuestro desarrollo humano, indicó la investigadora, luego de proponer ir más allá de métodos tradicionales que consisten en listar el número de especies en un lugar determinado.

Precisó que no basta con saber si una región determinada es rica en especies. “También es necesario conocer la historia evolutiva de éstas y medir su capacidad de evolución en el tiempo para lograr su conservación, e incluso utilizarlas de manera sostenible”.

Una de las prioridades en la investigación de la especialista en biodiversidad consiste en mejorar la forma en cómo se mide la diversidad biológica para evaluar con mayor precisión el impacto de la actividad humana, por lo cual sustenta en su línea de investigación la respuesta a dos preguntas fundamentales, “¿qué medir?” y “¿cómo medir?”.

Cada una de las especies tiene una función distinta y en conjunto todas realizan una serie de procesos en el ecosistema. Tal es el caso de los denominados servicios de los ecosistemas como polinización, reciclado de nutrientes en el suelo, limpieza del agua y una serie de procesos con beneficio indirecto para los seres humanos, destacó la doctora en Ciencias en Ecología y Manejo de Recursos Naturales.

Al desarrollar sus estudios en el laboratorio de Ecología de Comunidades del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB), Moreno Ortega, en coordinación con alumnos, reúne información tanto ecológica como evolutiva, a fin de elaborar un diagnóstico sobre el estado de los ecosistemas actuales y de qué manera impactan en las comunidades.

Actualmente, desarrolla primordialmente dos estudios en diferentes grupos biológicos, escarabajos y murciélagos, con los cuales trabaja para evaluar su impacto en las actividades ganaderas. “Hemos encontrado que el impacto de la ganadería en este grupo biológico y los servicios al ecosistema dependen mucho de la historia biogeográfica de cada región.”

El impacto es negativo en la Huasteca, ya que se afecta drásticamente a la biodiversidad; en cambio en el Altiplano Sur la presencia del ganado ―cabras y borregos― favorece la diversidad biológica y agiliza el proceso de remoción del excremento; en tanto, en la Sierra Madre el impacto es mixto.

En cuanto a los murciélagos, la bióloga está evaluando, con la colaboración de alumnos de licenciatura, maestría y doctorado, cómo impacta la deforestación en la zona de la Huasteca.

Ambos estudios dan cuenta de la importancia de una serie de procesos en el ecosistema ligados al bienestar de las comunidades locales, refiere la académica universitaria.