Licenciatura en Gerontología, una carrera por el bienestar del adulto mayor

*La máxima casa de estudios de la entidad aprobó la Licenciatura en Gerontología en junio de 2009 al ofrecer un programa de estudios interdisciplinario que abarca una mirada integral de su objeto de estudio.

Pachuca, Hgo. – “La vejez no es una enfermedad, es una etapa de la vida, la más larga y la más compleja porque no existen las condiciones culturales y estructurales que garanticen los derechos humanos de las personas mayores”, afirmó Maribel Pimentel Pérez, profesora investigadora del área académica de Gerontología en el Instituto de Ciencias de la Salud (ICSa), en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

La especialista explicó que a principios del siglo pasado surgió el término de gerontología y su desarrollo como programa de licenciatura comenzó pocas décadas después porque se presentó una situación extraordinaria, “el envejecimiento de la población debido a dos factores, la disminución de la mortalidad porque aumenta la esperanza de vida y la caída de la natalidad”.

La máxima casa de estudios en la entidad aprobó la Licenciatura en Gerontología en junio de 2009 al ofrecer un programa de estudios interdisciplinario que abarca una mirada integral de su objeto de estudio: el envejecimiento como ciclo vital, la vejez desde la prevención y lo que significa ser viejo.

La carrera nace en el ICSa y es parte de los siete programas que ofrece “por eso abordamos esta problemática desde lo bio-psico-socio-cultural, así que las y los estudiantes tienen una sólida formación para comprender toda la problemática que está detrás del envejecimiento”.

Al tener una formación desde lo biológico, lo psicológico y lo social, las y los gerontólogos egresados de la UAEH pueden trabajar en áreas de salud, en espacios comunitarios, en empresas, “incluso emprender las suyas, y por supuesto en la investigación científica donde pueden generar grandes propuestas para cambiar la realidad de las personas adultas mayores”.

Erick Ángeles Preciado, egresó de la carrera en 2014 como parte de la segunda generación de la Licenciatura en Gerontología, es un ejemplo de los muchos campos de acción que tienen estos profesionistas. Explicó que el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (CENAPRECE) tiene un programa de Envejecimiento y éste a su vez, un programa de Gerontología.

“Gracias a esa iniciativa tuve contrato por un año del gobierno de Colima. Allá eran pocas personas mayores para atender, pero con muchas carencias y necesidades. Fue un terreno para aplicar los conocimientos adquiridos porque había problemas de soledad, abandono. Ahí surgió mi necesidad de hablar de la feminización del envejecimiento, ya que la mayoría eran mujeres abandonadas por su familia, que habían sufrido algún tipo de violencia o pérdida de un ser querido, especialmente por el tema del narcotráfico”, mencionó el egresado Garza.

Después, por razones personales, se trasladó a Durango bajo el mismo programa. “Ahí encontramos otra realidad, también tenían el problema de la violencia, pero lo hablaban en pasado, su presente es que la gran mayoría no contaban con estudios. Muchas personas eran originarias de la Sierra y los llevaban a vivir a las zonas urbanas para trabajar”, relató Erick Ángeles.

Recordó un caso que reflejaba una realidad constante en Durango. “Una señora me platicó que, cuando ella tenía 13 años, un hombre que le llevaba 15 años llegó a la ranchería donde vivía y le dijo: me gustas para ser mi mujer, se la llevó y se tuvo que casar con él. Cuando la conocí recién había fallecido su esposo y no sabía si lloraba por odio o por sentirse libre después de tantos años”.

Además de esa experiencia, Erick relata que en Durango no le renovaron su contrato, llega la pandemia y decide ejercer la gerontología de manera independiente, en donde daba consultas a domicilio, así como asesoría en una asociación civil que asistía a personas con Alzheimer, además de impartir clases a distancia en la licenciatura de Gerontología de una universidad privada en Guanajuato.

Durante el periodo de pandemia dio a conocer que se generó un grave retroceso en la salud de las personas mayores, en donde encontró a muchos de ellos en abandono, soledad y depresión. Posteriormente decide mudarse a Monterrey donde trabajó en el Instituto Estatal de las Personas Adultas Mayores de Nuevo León; “me contratan porque buscaban una persona con mi perfil, aunque ni siquiera sabían que existíamos los gerontólogos”, explicó.

Actualmente continúa en la docencia universitaria, cursa una maestría en Educación y Docencia, y fue articulista en el portal Longevita, además de generar nuevas políticas públicas a favor de este sector de la sociedad.  Como último mensaje para quienes estén interesados o interesadas en estudiar la Licenciatura en Gerontología en la UAEH: “es una oportunidad para explotar el tema de envejecimiento que permita construir un mundo para todas las edades”, dijo Erick Ángeles.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s