En UAEH, reflexionan sobre incidencia de la investigación en el bienestar social

*Se graduaron cinco alumnas y seis alumnos que eligieron ser Garza en el Doctorado en Ciencias Sociales, inscrito en el Padrón Nacional de Posgrados de Calidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología

*En la clausura se reflexionó sobre para qué se investiga y qué se hace con los resultados de las investigaciones, así como la conciencia ética de los estudiantes e investigadores

Pachuca, Hgo.– La investigación y la formación de nuevos investigadores deben influir en la resolución de los  problemas de la sociedad, sus condiciones de vida, la injusticia y la desigualdad para que exista un impacto positivo en el bienestar social, así lo reflexionaron egresados y catedráticos durante la clausura de la novena generación (2018-2020) del Doctorado en Ciencias Sociales, impartido por el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

“Los egresados representan la oportunidad y esperanza de un cambio positivo en la sociedad”, expresó Arturo Orea Cantón en representación del director de ICSHu, Alberto Severino Jaén Olivas, durante la ceremonia de clausura virtual, efectuada en la plataforma de Google Meet. Al dar la bienvenida destacó que las herramientas, los conocimientos y valores con los que cuentan quienes cursaron este programa educativo se deben poner al servicio del desarrollo de la sociedad, del país y de la humanidad.  

En la conferencia magistral “Los compromisos éticos y sociales de compartir saberes”, el catedrático invitado del Colegio de México (COLMEX), Juan Guillermo Figueroa Perea, sostuvo que en las universidades los egresados se comprometen a servir como profesionales al bien colectivo, y si no lo hicieran, que la sociedad se los demande, por ello llamó a los estudiantes a ser conscientes de ello.

El académico invitó a reflexionar sobre para qué se investiga: “¿para obtener un título académico? o para influir y cambiar la problemática que se está investigando o documentando mediante propuestas de políticas públicas o programas de intervención. Muchos de los investigadores asumen que ellos no van a resolver los problemas, sin embargo, es preciso preguntarse para qué se investiga y qué se va a hacer con los resultados de esa investigación”, ahondó el catedrático del COLMEX.

“Una pregunta constante de quienes evaluamos tesis o proyecto es qué se va a hacer con la investigación, y la respuesta es: ¿se lo voy a dar a los tomadores de decisión?, ¿no será que los tomadores de decisión deberían ser los mismos ciudadanos que permitieron esa investigación?”, cuestionó.

Figueroa Perea exhortó a tener presente el compromiso con la sociedad y los sujetos investigados, en lugar de solo entregar resultados a los “tomadores de decisiones” entre quienes no se incluye al ciudadano, ya que podría suceder que se haga caso omiso o se archiven las investigaciones. Es decir, la obligación de los investigadores o estudiantes de posgrado no termina al concluir la investigación, sino que es necesario socializarla y buscar la manera de que realmente haya un impacto positivo en el bienestar social.

“El compromiso de la comunidad académica es generar conocimiento y cuestionar a los tomadores de decisiones, sobre cómo se logran criterios de evaluación académica que sean congruentes éticamente”, subrayó el doctor Figueroa al citar al expresidente de Uruguay, José Mujica, quien también ha reflexionado acerca del compromiso de los estudiantes de posgrado.

“Él decía, si tienen la oportunidad de referir una formación terciaria (universitaria), no es para que sean más ricos, es para que tengan más responsabilidad en la comunidad donde viven. El conocimiento no es una mercancía, es un bien colectivo, es la herencia de la civilización, no es propiedad privada y hay que reproducir el conocimiento para modificar condiciones de vida, enfrentar las injusticias que hay en la sociedad, el conocimiento es una causa para vivir”, citó.

Juan Guillermo Figueroa también discutió sobre a qué fines e intereses sirve la investigación, pues ésta puede ponerse al servicio de la sociedad o al de grupos particulares. “El acto mismo de investigar puede tener una dimensión de abuso de poder”, consideró al hablar sobre el primer código de ética en torno a la investigación, tras la Segunda Guerra Mundial.

“En Ciencias Sociales hay muchas narrativas que los investigadores no saben qué hacer con ellas, ¿Cómo desglosamos el ejercicio del poder de a quienes investigamos, pero también de quienes investigamos?”, cuestionó. Violación sexual, asesinato a migrantes, trata de personas, abusos diversos, son temas recurrentes que se investigan en Ciencias Sociales, por ello señaló que es necesario saber los derechos de los investigados y de los investigadores.

“Lo que hago es acostumbrar a los estudiantes a que sean críticos; que es cuestionar nuestras propias certezas, pues a veces en la vida académica mezclamos ideas con creencias, hay cosas que las asumimos y no las cuestionamos. Practiquemos poner a prueba nuestras propias certezas”, concluyó el especialista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s