Aprueba Congreso Estatal solicitar al Gobierno Federal que predio que sirvió de depósito para material radioactivo en Tula se mantenga como Parque Ecológico

  • El planteamiento, aprobado por unanimidad, fue promovido por el diputado de Morena Ricardo Baptista González.
  • Hizo saber que el alcalde Hernández Badillo se niega apoyar a los ciudadanos que respaldan el “pulmón” ambiental.

Pachuca.- El Pleno del Congreso estatal aprobó por unanimidad el acuerdo económico, promovido por el diputado de Morena Ricardo Baptista González, por el cual se exhorta al Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), para que realice las gestiones necesarias para dar certeza jurídica para que el área que comprende el predio ubicado frente a los límites de la colonia San José con entronque al boulevard de los volcanes del municipio de Tula de Allende, se convierta en parque ecológico

En el resolutivo emitido por las y los integrantes de la Comisión del Trabajo de la LXIV Legislatura, mismo que fue aprobado con 25 votos de igual número de diputados presentes en la sesión ordinaria de hoy, también se pide al titular del Poder Ejecutivo del Estado de Hidalgo su valioso apoyo para que se otorguen las facilidades para que se materialice el parque ecológico.

Correspondió a la diputada María Teodora Islas Espinoza fundamentar el resolutivo en la tribuna legislativa; recordó lo manifestado por el diputado Baptista González en su planteamiento, en el que señaló que el denominado Parque Ecológico de San José, ubicado en la cabecera municipal de Tula de Allende, tiene una historia que forma parte de un suceso trágico y que abrió un capítulo en el manejo de materiales radioactivos en América Latina.

Indicó que todo se originó en el Centro Médico de Especialidades de Ciudad Juárez, en Chihuahua, en 1977, cuando hospital privado compró una máquina de radioterapia equipada con una bomba de Cobalto-60 -, misma, que por falta de personal especializado no fue usada y fue “arrumbada” varios años, hasta que decidieron deshacerse de ella y fue vendida como “fierro viejo” y después usada en una fundidora para la fabricación de varillas.

Añadió que en 1976 se puso en marcha la Refinería Miguel Hidalgo y de la Termoeléctrica Francisco Pérez Ríos en el estado de Hidalgo, se generó un importante impacto económico e impulso al empleo en la región de Tula, así como un crecimiento de la industria de la construcción, en infraestructura social, así como fue necesaria la construcción de casas habitación, lo que generó una gran demanda de materiales e insumos para tal efecto, en los años siguientes de la llegada de estas industrias.

La varilla contaminada fue vendida en más de 15 estados del país, entre ellos, el estado de Hidalgo, llegando a esta región vendiéndose a bajo precio; en muchos municipios de esta región, siendo adquirida sobre todo por personas de bajos recursos para sus viviendas; al descubrirse tiempo después que estaban altamente contaminadas, y debido al riesgo de radiación, fueron obligados a derruirlas por las autoridades sanitarias y de los gobiernos de ese entonces para salvaguardar su salud, pues ya se habían detectado incremento en casos de cáncer y otras graves enfermedades.

En el caso de Tula, muchas de esas varillas contaminadas fueron sepultadas irresponsablemente en la parte cerril de los terrenos de los ejidos de San Lorenzo y de Tula, junto a la colonia San José, cementerio radioactivo que puso en riesgo a miles de habitantes de las comunidades del municipio. Ante las quejas y movilizaciones de la gente en 1987 el entonces gobernador Guillermo Rosell de la Lama, ordenó fueran desenterradas y llevadas fuera a confinarlas a otros lugares.

Ante la situación de contagio y riesgo, el gobernador en acuerdo con la autoridad municipal en turno y con el respaldo de las autoridades ejidales, decidieron crear un espacio de recuperación ambiental, forestar todo el predio y convertirlo en un pulmón para el saneamiento de esta zona.

Baptista González, subió a la tribuna, para hablar en pro del dictamen, dijo que han pasado más de 40 años desde que el Gobernador Rossel de la Lama otorgó ese predio de crear un pulmón para Tula, pero hasta ahora no hay certeza jurídica sobre el mismo, y que es la ciudadanía cuando se moviliza es cuando entienden los órdenes de gobierno que tienen que actuar.

Dijo que desde hace años los habitantes de la región de Tula han estado esperando que se declare como emergencia ambiental, sin embargo, todo ha quedado en discursos y que son los ciudadanos, otra vez, los que han ayudado a que se atiendan los problemas de contaminación de la presa Endhó y los que pararon el ecocidio del río Tula en 2017.

Hoy -dijo- tenemos aquí la oportunidad, en el caso concreto de este dictamen de la Comisión de Obras Públicas para consolidar este parque ecológico y pulmón ambiental que requiere Tula, por lo que pidió a sus compañeros votar a favor de este acuerdo económico, al tiempo que denunció la irresponsabilidad del actual Alcalde tulense, Manuel Hernández Badillo, ya que a pesar de ser requerido para sacar adelante este tema, ni siquiera recibió a los integrantes de la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático del Congreso estatal, como tampoco se comprometió con los vecinos del Comité de Defensa del Parque Ecológico de Tula, a darles su apoyo como es su obligación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: